Chiclana de la Frontera, Cádiz, España

Cinco Razones para Veranear en Novo Sancti Petri

  1. Las Playas: La zona es conocida por tenerlas con arenas kilométricas y aguas cristalinas, donde son clasificadas año tras año como una de las mejores del país. Los niños pueden jugar y divertirse mientras que los mayores se encuentras disfrutando y desconectando de la realidad laboral de cada uno.
  2. Golf: Si por algo es conocido la zona de Novo Sancti Petri es por su verde y sus múltiples campos de golf donde poder practicar el swing, están diseñados por expertos e iconos del sector como puede ser Severiano Ballesteros así como disfrutamos, dentro de la variedad existente, de diferentes dificultades entre los campos, para que podamos diversificar y elegir cuál es la que mejor se adapta a nuestro juego.
  3. Tiempo: La Costa de la Luz es famosa por su maravillosa luz que cambia respecto a cualquier otra zona de España, y nos aporta una alta energía para vivir y disfrutar de nuestras vacaciones. Tenemos unas temperaturas ideales donde, en invierno, no hace frio e incluso hay muchas personas, que se bañan en el mar durante los doce meses y hay días que las playas se encuentran llenas como si fuese pleno mes de Agosto. Mientras que en verano disfrutamos de horas interminables de sol, y en la noche refresca, lo suficiente para no tener que depender de aires acondicionados que nos permitan concebir el sueño y podamos dormir a gusto.
  4. Gastronomía: En Novo Sancti Petri podemos degustar maravillosos pescados de la zona, que son capturados en las mismas aguas donde nos encontramos, como pueden ser el famosos atún, los langostinos de los esteros de la zona….; así como la carne de las vacas autóctonas que podemos degustar en una gran variedad de restaurante en la zona.
  5. Castillo de Sancti Petri: Es una fortificación de carácter defensivo situada en el islote de Sancti Petri en la desembocadura del caño de Sancti Petri, en el término municipal de San Fernando. Formaba parte de la línea de fortificaciones que protegían la entrada del caño de Sancti Petri, brazo de mar que desemboca frente al islote, junto a las baterías defensivas de la punta del Boquerón (la batería de Urrutia, la batería de San Genís y la batería de Aspiroz), formando un conjunto de importancia estratégica y militar para la zona. La torre-atalaya es la construcción más antigua (1610).